La inspiración no viene sola, se busca.

March 28, 2017 1:02 pm  /  Uncategorized

Tantas ganas de ir a Salamanca tenía -y tan pesada he debido ser, por cierto, con el “¡Salamancaaaaa, quiero ir a Salamanca!”- que como regalo de cumpleaños César -el bendito- me dio a elegir 3 opciones de viaje express. ¡Qué emoción! ¿Pero qué elijo?

Estaba claro que tras una difícil deliberación y tras responder correctamente la pregunta que daría paso a ganar el premio. A ver, a ver, a ver… ¿Pero esto no es un regalo de cumpleaños? Así son los regalos de César: creativos, diferentes y siempre con el concepto sorpresa revoloteando.

salamanca relago1

César casi me deshereda y me echa de casa cuando le envío la foto con el nombre de Manu Carrasco como respuesta correcta. Todavía no puedo dejar de reír… ¡ja ja!

¡Y así que es como gané MI regalo de cumpleaños!

Una vez hechas las maletas tamaño “nos vamos pa’ un mes”, nos dispusimos camino a Salamanca. El paisaje de Madrid a Salamanca, y vicecersa, es bonito. Me llamaron la atención todas esas piedras grisáceas de diferentes tamaños que nacen del suelo, la sierra nevada con esas nubes atascadas en la cima y largos campos de color verde.

Salamanca nos acogió bien y grande.

Me ha gustado mucho por ese descubrir a cada paso y por faltarme ojos para llegar a verlo todo; por el frío seco y el viento; por la cantidad de historia a lo largo de los años; por sus calles y por sus gentes tan amables; por la piedra arenisca en sus paredes que se oxidan al contacto con el sol y parecen oro; por las togas y el ambiente universitario -¡qué cantidad de jóvenes y quién pillara de nuevo los 20! -; por el Románico de la catedral antigua, el Gótico de la nueva y por el terremoto de Lisboa que dejó inmensas grietas en su interior; por las torres que permiten ver Salamanca desde el cielo; por lo cuidada y querida; por las 350 conchas; por la inmensidad del Barroco y el poder en su esplendor; por la rana, el astronauta, el conejo desgastado que nos chivó la guía así a bocajarro sin tregua para jugar al pilla pilla entre los calados; … ¡ay madre! y mención merecen los 3 kilos de más con los que hemos vuelto porque como para resistirse a la infinidad de tapas de las buenas en Cervantes o en casa Vallejo entre mil sitios más.

la foto 2

 Así que he vuelto llenita de inspiración para seguir pintando!!!!! Os sigo enseñando todo lo que voy a haciendo.

Beso 😉

No comments yet