Y el día llegó. Sin apenas darme cuenta ahí estaba… Nervios a flor de piel, cansancio por no haber podido pegar ojo la noche anterior, como único equipaje una maleta en mano repleta de tantas expectativas,… -¡y el secador y la plancha de pelo, cómo no!- y una caja cargada de ilusiones para los niños en forma de libretas, pinturetas, camisetas, bolsas de tela y piruletas para todos… Sola. Feliz. Dando saltos -¡si me vierais!-. El aeropuerto de Madrid Barajas me recibió repleto al ser inicios del mes de Julio y allí estaba yo… rodeada de una multitud desconocida de alegrías, despedidas y algún que otro llanto que se oía, a lo lejos, escapar de las entrañas de alguien en forma de sollozo.

Aun habiendo cogido infinidad de vuelos durante los últimos 6 años, subir al avión y despegar hacia mi próximo destino me envolvió en un aura de paz y alegría. Más de dos horas de vuelo para recordarme que me aventuraba a vivir un episodio más de mi vida en un país maravilloso que, aunque conocía ya, me encanta y adoro. Y es que casi siempre, para llegar al lugar indicado es necesario caminar solo y enfrentarte sin ayuda. Todos los pelos de mi cuerpo se erizaron al divisar desde las alturas la pequeña frontera de agua, en la que el mar Mediterráneo y el océano Atlántico intentan abrazarse bruscamente compitiendo por hacerse un hueco en ese resquicio de agua que separa España de Marruecos. Qué curioso el Estrecho de Gibraltar… por una parte, se produce la unión natural de dos masas de agua y, por otra, la separación entre dos continentes. Y entre tanta cavilación…  “¿Qué me deparará este viaje?”. A punto estaba de descubrirlo.

Marrakech me recibió con una bocanada de aire ardiendo que superaba los cuarenta y ocho grados y, sin darme cuenta, por los poros de mi cuerpo empezó a llover. Una vez recogido el equipaje y pasado el control de la aduana sin problema alguno, me encaminé a la aventura de encontrar un taxi. Pasé más de diez minutos negociando en Español, un Francés penoso y un Inglés obsoleto y torpe, el precio del viaje a la estación de autobuses… ¡Bonita odisea esa de entremezclar idiomas y hacer de tres un invento de uno! “¿Cóooooomo?, ¿Nos hemos vuelto locos?”, grité cual loca y dije eso de: “¡Nanai de la China! ¡No pienso pagar trescientos Dirhams por un mini trayecto!”. Así que, finalmente acordé pagar ciento veinte pavos marroquíes por un trayecto de quince minutos hasta la estación de buses en un taxi sin aire acondicionado, de sillones de escay en los que me sentí cual imán pegado en la puerta de una nevera y sin cinturones de seguridad. ¡¡¡Socorroooooooooooooooooooooooooooooo!!!

“¡Perdón, sorry!, ¡Pare, stop,…! Mmm… – ¿Cómo se dice en Francés…?”-, dije al taxista exaltada cuando me acordé que debía sacar dinero antes de subir al autocar. ¿Me entenderá? Creo que mi cara en proceso de descomposición fue lo que le hizo frenar en seco. ¡Ay madre! Esta fue la primera odisea, en la que sudé cual un pollo “al ast” metida en el taxihornoalestilomarroquí, con música nomequedosordademilagro nivel “closing party Space Ibiza”, buscando un banco en el que poder sacar dinero. ¡Uno!, ¡dos!, ¡tres!, ¡cuatro!… y para de contar, gracias. Esos fueron los cajeros automáticos en los que fue imposible hacerme con algo de money money. “Su tarjeta no está autorizada para sacar dinero”, creí entender que cada cajero me decía en mi especie de traducción inglesa. ¿Cómo? ¿Será posible? ¿¿¿Y ahora, qué??? No quedó otra que conectar el Roming, buscar el teléfono de mi banco, llamar exactamente seis veces y… cuando la señorita tras el teléfono me dijo eso de: “deberá activar el uso de su tarjeta en el extranjero desde la página web porque el sistema operativo no me permite hacerlo desde aquí”… Un silencio se apoderó de aquel instante, por un momento imaginé que le daba un sartenazo en la cabeza a esa señora que no tenía culpa alguna, y yo acabé como bronceada por el sofoco y me fusioné con el sillón de escay de color negro. ¡Respira, Nat, respira! Y, con ese ímpetu de actriz de Hollywood, me las apañé para dar rienda suelta a mis encantos y dar así la mayor pena penita pena para conseguir que por arte de magia la tarjeta funcionara. Pero… ¿no se trataba de un viaje tran-qui-li-to?

Tras la odisea de los cajeros que escupían mi tarjeta, nos dispusimos a la odisea de estaciones en las que brillaban por su ausencia mi autobús a Er-rachidia. ¡Válgame Dios! Y tras otro sinfín de sudores varios, al fin estaba sentada en la parte de atrás de un autobús de cuatrocientosochentaaños, lleno hasta las trancas, en el que me esperaba un viaje de ni más ni menos que doce horas de convivencia conmigo misma. ¿Me aguantaré?

Las personas, en ocasiones, somos las causantes de ponernos límites a nosotros mismos y hacer que vivamos las cosas sencillas más difíciles… ¿no os ha pasado nunca? En mi cabeza rondaban sin cesar un sin fin de “Solo de pensar que” que creía volverme loca… “Que si solo de pensar en el número exacto de doce horas quería salir corriendo… Que si solo de pensar en la cuenta atrás hasta la hora cero en que iba a llegar a mi destino se me hacía eterno… Que si solo de pensar en que un cuentagotas se iba a apoderar de las horas que quedaban por delante… Que si solo de pensar en el estado de mi trasero postrado en un sillón incómodo que se movía como si tuviera vida propia… Que si solo de pensar que llevaba provisiones como para alimentar a un pueblo entero y que no iba a parar de zampar porquerías como si no hubiera un mañana… Que si…”. “¡Cállate ya, mujer, seguro que el viaje será perfecto!” Y así fue. Sin más, las doce horas tan temidas pasaron entre paisajes preciosos y espectaculares, la historia en formato de seiscientas hojas narrada por Paloma Sánchez-Garnica a la que llevaba días enganchada y no podía dejar de leer, observar a mis compañeros de viaje (madres con niños acostumbrados a horas intempestivas de viaje, gente mayor ataviada con vestimenta típica y muy curiosa, un grupo amplio de millenials pandilleros juveniles enganchados al mundo digital y tecnológico como si no hubiera un mañana y con un look tirandillo a occidental de pantalón pitillo y bambas con tupé de palmo y medio en la cabeza a modo hegastadotantalacaquemecargolacapadeozonoseguroymeimportauncarajoporquemolo y quelostrotescochinerosdeesteautobusnosonsuficientesparabajaruncentrímetrodepelo. -¡Cuánto mal están haciendo las redes sociales al mundo, Dios!-), alguna que otra parada para estirar piernas, comprar un refresco y probar algún alimento típico por si no era suficiente todo lo que ya llevaba ingerido en mi humano cuerpo, mi primer contacto con los WC marroquíes de los que salí impactada y al fin… la luz al final del túnel, la meta, la entrada al paraíso… a las tres de la mañana.

Bajé del autobús, a mi espalda la mochila… Cogí maleta y la caja con material para los chicos que había podido reunir y traía desde España. Me dispuse a salir de la estación dónde debían recogerme Smail y Simo, los responsables de la Asociación Puerta del Sur. Creí que las legañas las tendrían ellos por hacerlos levantar a horas intempestivas… y lo que encontré fueron un par de sonrisas que me dieron la bienvenida a un viaje fascinante, que todavía no sabía…

Primera noche. Llegada a las tantas horas inoportunas. Los que serán mis compañeros duermen. Yo sigilosa. No quiero hacer ruido. ¿Qué le pasa a mi maleta? Cerradura rota. No puedo abrirla, ¡mierda! Lo intento, lo intento, lo intento. Decibelios a tope guay -¡o al menos me lo parece!-. Desisto. Vale, no pijama. Vale, dormir en vaqueros. Oh, bien por llevar el cepillo y la pasta de dientes en el neceser del bolso. Baño sin taza. Segundo impacto. Buenas noches.

¡Ley de Murphy! Sí, es lo que tiene hacer a mis treinta y seis lo que todo el mundo cree que debes hacer a los veinte. ¡Pss, pss! Sí, tú, que estás leyendo esto… ¡Sé lo que estás pensando y tienes toda la razón! HE SIDO LA ABUELA, ¿qué pasa? La abuela del grupo. La abuela de todos. La abuela CEBOLLETA. Y, ¿sabes qué? Pues solo sé decirte que me encantó…

Días muy intensos, la verdad,… yo era de las primeras en levantarme, junto a Andrés y Marta; ducha fría de la mañana, despejadita que no veas; desayuno a las nueve, completo y enérgico: pan riquísimo, Sergio en forma de nocilla, quesitos, mantequilla y mermelada, té moruno, zumo de naranja y café; pilas cargadas; dientes, dientes limpios… dientes, dientes sanos; esperar a que Smail gritara eso de “llegamos tarde”; salir pitando hacia el centro de la juventud donde desarrollábamos las actividades con los chicos; ¿garrafas de agua fresca?, ¡no nos las dejemos que morimos ipso facto!; camisetas amarillas en grupo hacia el centro de la juventud bajo el calorcito del sol de las nueve y media siempre pasadas a más de cuarenta deliciosos grados; charlas, risas, historias entre unos y otros; llegada al centro; ojitos abiertos, bonitos y sonrisas tímidas nos esperaban los primeros días; ojazos avizores, felices de vernos, contentos y sonrisas cómplices el resto; Snu mitik?, Alna smitik… Un ta? Un ti?; taller por aquí, taller por allá; se nos acaban las ideas… ¿y qué hacemos hoy?; necesitamos material; abrazos, risas, caricias y besos; regañinas, alguna que otra norma y peleíllas entre ellos; niñas cariñosas, niños rebeldes y divertidos; ¿hoy me toca pintar a mí? Simo, ¿cómo pinto?; adiós y hasta mañana; camino de vuelta al calorcito nivel derretimiento -¡gracias por los miles de viajes, Smail!-; comida riquísima gracias a Samira; dientes, dientes limpios… dientes, dientes sanos; fregar platos; limpiar a mano la ropa; tender; y tiempo libreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee: piscina, siestas varias, algún partidillo de fútbol, escuchar música bajo las estrellas, paseos al zoco, compras de provisiones de pipas, maíz y chuches, ir a sacar dinero, camping en la azotea, baraja de cartas, jugar al zombi -¡te eliminé!-, grandes momentos tras la cena, celebramos cumpleaños, música Marroquí al ritmo de los timbales que Smail y Simo tocan para nosotros… en una Er-rachidia bonita y muy suya.

20170710_115926

20170712_110653

20170705_123733

Y entre tanto, hubo otras actividades en la que disfrutamos también del sur de Marruecos y de nosotros, como no,… Los viajes en taxi y el dolor de cabeza provocado por horas intensas de música Marroquí; el Sáhara y sus camellos, el atardecer y sus dunas, arena roja por doquier, la noche en el desierto: arena y viento; la fuente azul y su agua más que limpia y fresca; los oasis y sus millones de palmeras; los pueblos bereberes y sus costumbres arraigadas; las gargantas de Dadés.

20170709_103541

Ni qué decir tiene que, antes de acabar con la narración del viaje, quisiera dar las gracias a los infinitos amigos que con sus muestras de cariño y voluntad me entregaron material diverso para que me llevara y otros que por la distancia, aun queriendo participar, no pudieron… Quisiera hacer alusión a “Ok Group” porque, desde el momento en el que mi prima Cata me puso en contacto con ellos, quisieron colaborar con el proyecto desde el principio y han estado muy interesados en conocer y saber sobre las actividades… ¡Ojalá hubierais visto qué manera de abrir los ojos de los peques y las peques cuando vieron la montaña de piruletas y qué felices al degustarlas! Por mucho que me esfuerce no encuentro palabras que describan la felicidad de ese momento. Así que fuisteis parte activa de las sonrisas, de la ilusión, del entusiasmo de ese momento… ¡no lo dudéis! A lo que solo se me ocurre deciros “¡gracias infinitas por la colaboración y la solidaridad, por vuestra participación en hacer del mundo uno un poquito mejor y por creer, como yo, en que los grandes cambios se hacen desde el tú a tú y se empieza siempre por las pequeñas cosas!”

marruecos 5marruecos 2

Mención a parte a los mosquitospirañamarroquíes, ¡Qué tíos! ¡Menudos sinvergüenzas! Si te despistabas un poco… ¡¡¡ZASCA, bocao al canto!!! Eran blancos, pequeños y se reían en tu cara mientras te decían eso de “¡pringao, que eres un pringao!”. Y pasabas a ser una especie de colador andante de todos los piquitos que te acompañaban… Noches de insomnio por picores que no daban tregua, duchas a deshoras mientras el resto roncaba literalmente como método para apaciguar picores y evitar que me arrancara la piel, linterna frontal para ir a la caza del mosquito extaterrestre que me perseguía,… cómo las locas, en definitiva. Ni qué decir tiene, y gracias a ti, Erik, que dormí a pierna suelta desde que construí, con una mosquiteraalovelodenovia y un trozo de cuerda, lo que pasó a ser mi zona VIP. Y así es como pasé de nuevo a ser persona…

Y de pronto un huracán barrió los días…y volaron. ¿Dónde están? ¡Devuélvemelos, son míos! Y así es como pasaron… entre niños preciosos que aun teniendo más bien poco siempre están dispuestos a regalarte una gran sonrisa; entre madres agradecidas que nos traían para comer o  pintar con henna; entre lugares insólitos que jamás podré borrar de la retina; en una cultura bonita, sentida,… que respeto, que no juzgo, que no pretendo comparar ni cambiar tampoco a mi modo de ver, vivir y entender la vida; entre un grupo de personas diversas que simplemente compartían la motivación por estar allí, disfrutar sin pretensiones y las ganas por beberse el mundo y la vida a pequeños pero intensos sorbos, saboreando cada matiz. Sí, cada uno de vosotros… .

Gracias infinitas a todas las personitas con las que me topé, rocé y conviví, en especial a mis compañeros Smail, Simo, Soufiane, Erik, MJ, Lucía, Sandra, Claudia, Mar, Inés, Pablo, Andrés, Marta, Teresa, Marga, Adrián, Silvia y Omar… -¡habéis sido de los mejores regalos de este viaje!-, que me enseñaron con su sencillez y a las que volveré a ver seguro tras este infinito que ha sido más grande que otros infinitos en mi vida.

20170714_125957-1

Por vosotros, Asociación Puerta del Sur.

Natalia

Esto es de locos, por lo menos!!!!

June 20, 2017 12:12 pm  /  Uncategorized

Hola a tod@s!!!

Auguraba un Junio tranquilo y a 10 días para acabar el mes… se ha convertido en toda una vorágine tremeeeeendaaaaa… De ahí que no sé ni por dónde empezar a contaros. Junio es el mes del año que más me gusta y lo cierto es que  me faltan díassssssssssss para poder hacer todo lo que tengo entre manos. Así que, mi agenda saca humo y no es solo por el calor que está haciendo en los Madriles. ¡¡¡Si es que Madrid me mataaaaaaaa hasta de calor!!!

Tengo menos días que dedos en las dos manos para hacer lo estipulado por días y horas en mi amiga agenda. Paso las hojas y todo lo veo lleno. No hay un huequecito para respirar, saltar o gritar que tengo los pelos para arriba. ¡ja, ja! ¡Aunque alguna cerve con amigos cae seguro! Pero es de agradecer… -porque no se va a librar el pobre- que César me apoye y ayude siempre. Y lo mejor de todo es… saber que no se queja: “Cess, ¿me ayudas con…?, Cess, tengo que ir a… ¿vienes?, Cess, he pensao…, Cess, ¿qué te parece… -aunque la que manda siempre soy yo-?, Ceeeeeeeeeeeeess…”. ¡Y no hay día que no me diga un SÍ sin una sonrisa! Bueno, aunque algo cabezota si que es, sí…

20 MARTES

21 MIÉRCOLES

22 JUEVES

30 VIERNES

Días para enviar unos cuadros a Mallorca y a Málaga; preparar los lienzos para participar en dos exposiciones colectivas que tendrán lugar a inicios del próximo mes; que si cuadros pa’ arriba y cuadros pa’ abajo porque hay que desmontar la exposición que actualmente tengo en el Restaurante Minotauro y montar la que durante los meses de julio a septiembre tendré en la Plaza Mayor; que si haz maleta -¿Qué meto?-; coge avión para ir a Mallorca; cantarle el cumpleaños feliz a mis ahijados Blanca y Lluc, soplar velas y asegurarme de que pidan el mejor deseo; ver a mi familia, a mis amigas, abrazos, risas y lloros asegurados; entregar un cuadro en persona; ir a la playa y ponerme algo morena -¡ya que estamos!-; volver al fresquito de la capital: ¡Hogar dulce hogar!; deshacer la maleta y dar gracias a César por ser el encargado de poner la lavadora; recepcionar un envío de cuadros desde Nerja; pintar… pintar… pintar…; y si queda algo de tiempo… estudiar porque los días 30 y 1 tengo exámenes de la universidad.

Y entre tanto encuadre quería contaros que estoy participando en una exposición colectiva e itinerante de carácter social y en apoyo a los refugiados. Os quiero enseñar la obra que he presentado: “nadie elige donde nacer“. Y qué cierto, ¿no creéis? Es un cuadro algo triste porque el propósito era el de reflejar la situación por la que están pasando.

No elegimos donde nacer 2

He querido pintar unas manos adultas en forma de alas de ángel para representar a todas aquellas personas que tiene poder para hacer cambiar la cruda realidad de estas personas, de estos países… Son manos que, en definitiva, parecen estar heladas y no se dan al vuelo representando así la incomprensión ante este contexto de desidia.

A mi me fascina la pintura básicamente porque EL ARTE tiene esa capacidad fantástica de hacerte revivir cual metáfora aquellos sentimientos, experiencias o vivencias,… transmitiendo y permitiéndote sentir lo que siente el otro.

Ahora sí que sí, sigo con mi agendaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

Beso a todos!

Natalia

¡No solo se pinta para sí!

June 14, 2017 1:03 pm  /  Uncategorized

Hola de nuevo a tod@s!!!

No os habéis librado de mi… vuelvo a la carga con energía y con muchas cosas que contaros.

Desde la primera exposición en Madrid no he parado de hacer exposición tras otra. Para los que me conocéis, sabéis que soy un nervio andante y que no he querido desaprovechar momento. ¡Estoy tan sorprendida por propuestas que me han hecho! Así que… ¡¡¡Estoy feliz feliz feliz!!! Además… ¡EL VERANITO YA ESTÁ AQUÍ! ¡Síiiiiii, Sí, Sí!!!! Ains… con lo que me gusta a mi el calorcitoooooooo… Aunque reconozco que ayer noche pensé morir y quedarme más tiesa que un pollo al ast. ¡Socorroooooooooooooooo!, ¡Mamáaaaaaaaaaaaaaa!

Tras unos meses en Madrid, estuve buscando una asociación de pintores que me posibilitara poder acercarme al mundo del arte, las exposiciones, conocer y compartir con otros pintores para aprender, enriquecerme y crecer con el intercambio de experiencias, meterme en el “mundillo” poco a poco y disfrutar de esta vorágine del arte que se vive en la capital y que es un mundo aparte… Y, ¡SÍ!, dar algún que otro codazo amable y simpático -¡prometo guiñar un ojo cuando lo haga!, ¡ja, ja!- para hacerme un “huequecillo” tan soñado.

Fueron varias las asociaciones de artistas a las que pude haberme asociado… busqué, escribí, llamé, pregunté… pero al fin me decidí por una, la mejor. El Círculo de Pintores Solidarios (podéis seguirles en Facebook o en http://www.pintoressolidarios.org) me permite, por una parte, participar de una plataforma para el desarrollo, promoción de pintores y acercamiento, difusión y fomento de la pintura en todos sus sentidos y, por otra, estar en contacto con esa parte social y solidaria de la que no me quiero desprender nunca.

Os comento todo esto porque… además de participar de la multitud de exposiciones y actividades que se organizan desde la entidad… esta semana la entidad realizará una donación de cuadros para la ONG “Hogares compartidos”, de Valencia. Os dejo el Link (http://www.hogarescompartidos.org/) por si queréis echar un ojo a lo que hacen.

Mi aportación es un cuadro luminoso y delicado… para que llene la pared de alguno de esos hogares compartidos. La inspiración de este cuadro no es otra que la de representar ese olor tan suyo que tiene mi hogar: Mallorca, donde está la casa de mis padres y el jardín que huele a flores y a limones. Todos ellos combinados en el lienzo con un ligero color turquesa, siempre presente en cada uno de mis cuadros, dando paso a la importancia del mar mediterráneo que tanto quiero, como sabéis… Así que, únicamente pretendo ofrecer un trocito de los olores y colores de mi vida para que hagan bonitas raíces en otras vidas, y que les llegue en forma de alegría.

Ahí os lo dejo… más clásico de lo habitual pero BO NI  TO.

foto blog e insta

Beso a tod@os!!!!

Natalia

Revista Monolito

April 26, 2017 1:32 pm  /  Uncategorized

Hola a todos!!!

Tras las vacaciones y un no parar con la pintura os escribo para deciros lo contenta que estoy por lo siguiente:

Gracias a la revista Monolito por elegir y publicar parte de mi obra. Para quien no la conozca, Monolito (http://revistaliterariamonolito.com/) es una revista de Literatura y Arte, nada convencional. Su equipo joven, creativo e innovador nos exponen temas relacionados con la Literatura, el Arte, la cultura y la sociedad de un modo nada habitual.

Os animo a segirla también en redes (https://www.facebook.com/RevistaLiterariaMonolito/) y a que entréis, cotilleéis y que os enamoréis no sólo de esa manera particular que la identifica… sino que también lo hagáis de parte de mi obra!!!! je je

Enlace:

Obra plástica de Natalia Bestard

Tantas ganas de ir a Salamanca tenía -y tan pesada he debido ser, por cierto, con el “¡Salamancaaaaa, quiero ir a Salamanca!”- que como regalo de cumpleaños César -el bendito- me dio a elegir 3 opciones de viaje express. ¡Qué emoción! ¿Pero qué elijo?

Estaba claro que tras una difícil deliberación y tras responder correctamente la pregunta que daría paso a ganar el premio. A ver, a ver, a ver… ¿Pero esto no es un regalo de cumpleaños? Así son los regalos de César: creativos, diferentes y siempre con el concepto sorpresa revoloteando.

salamanca relago1

César casi me deshereda y me echa de casa cuando le envío la foto con el nombre de Manu Carrasco como respuesta correcta. Todavía no puedo dejar de reír… ¡ja ja!

¡Y así que es como gané MI regalo de cumpleaños!

Una vez hechas las maletas tamaño “nos vamos pa’ un mes”, nos dispusimos camino a Salamanca. El paisaje de Madrid a Salamanca, y vicecersa, es bonito. Me llamaron la atención todas esas piedras grisáceas de diferentes tamaños que nacen del suelo, la sierra nevada con esas nubes atascadas en la cima y largos campos de color verde.

Salamanca nos acogió bien y grande.

Me ha gustado mucho por ese descubrir a cada paso y por faltarme ojos para llegar a verlo todo; por el frío seco y el viento; por la cantidad de historia a lo largo de los años; por sus calles y por sus gentes tan amables; por la piedra arenisca en sus paredes que se oxidan al contacto con el sol y parecen oro; por las togas y el ambiente universitario -¡qué cantidad de jóvenes y quién pillara de nuevo los 20! -; por el Románico de la catedral antigua, el Gótico de la nueva y por el terremoto de Lisboa que dejó inmensas grietas en su interior; por las torres que permiten ver Salamanca desde el cielo; por lo cuidada y querida; por las 350 conchas; por la inmensidad del Barroco y el poder en su esplendor; por la rana, el astronauta, el conejo desgastado que nos chivó la guía así a bocajarro sin tregua para jugar al pilla pilla entre los calados; … ¡ay madre! y mención merecen los 3 kilos de más con los que hemos vuelto porque como para resistirse a la infinidad de tapas de las buenas en Cervantes o en casa Vallejo entre mil sitios más.

la foto 2

 Así que he vuelto llenita de inspiración para seguir pintando!!!!! Os sigo enseñando todo lo que voy a haciendo.

Beso 😉

Misterio del libro resuelto!!!!

March 23, 2017 2:06 pm  /  Uncategorized

Hoy me levanté pegando un salto mortal y no fue por un sueño sino que la pesadilla resultó ser César. Él se levanta muy temprano y, cada día, antes de salir por la puerta para irse a trabajar viene hasta la cama a darme un beso aunque yo esté en el quinto sueño… Es un ritual que a mi me encanta y forma parte de nuestras rutinas, así que si algún día se fuera sin darme el beso probablemente diría que mi día estaría incompleto. Aun así, hoy ha sido diferente -¿se habrá leventado graciosillo? – porque en vez de darme un beso me ha apretado la nariz y… “¡Ahhhhh! ¡Socorrooooooooo! ¡Mi nariz es mía! ¿Estamos locos? ¡Vaya susto!” ¿Hola?, ¿quién eres y dónde está mi chico?” ¡Casi lo mato!, ¡LO MA TO! Literal. Y uno que yo me sé no paraba de reirse… ¿Será…?

Así que este sustillo me hizo levantar traspuesta… -“¡Qué tío!” Venga va Nat, ya está, ha sido un sustillo de na’ – y anticipaba un día extraordinario…

¿Os acordáis del libro del que os hablé en mi Post anterior del Blog?, ¿El libro misterioso? Pues caso resuelto y yo super contenta de cómo ha sido y quién lo ha hecho posible. ¡Os cuento!

En diciembre conocí a Dani. Es un gran amigo de mi amigo Maxi y disfrutamos juntos de unas pre navidades en Frankfurt. Entre paseos por el mercadillo navideño, vino caliente, luces de colores, comidas múltiples y cervezas varias, árbol de navidad gigante, fotos y risas… estuvimos hablando de mi gran pasión, la pintura, y la gran pasión de Dani, la cerámica.

Dani dice que me comentó que me enviaría un libro sobre Arte que me encantaría y yo le entendí que me enviaría un libro de Arte que él tenía en casa y que había leído muchas veces. En definitiva, que un libro debía llegarme, eso sí…pero el formato del libro no me quedó muy claro parece ser…  Pero cuando el libro llegó a casa desde la “Casa del Libro” y sin remitente, ahí es cuando dije: “¡Ay madre!, ¿Se habrán equivocado?”

Aunque César me hubiera repetido varias veces eso de: “Déjalo ya, Nat, no pienses más en el misterio del libro”. Bueno bueno bueno… ¡menuda soy yo para soltar los misterios y dejarlos ahí como si nada! De ahí que escribí en  el Blog y colgué en redes la historia del misterio del libro y surgió efecto. “¡¡¡Bravo!!!!, ¡Ya puedo dormir!” Y así es como Dani me contó que no se podía creer que me hubiera sorprendido tanto. ¡¡¡¡Pues sí, Dani, me sorprendiste y mucho!!!!

Quiero aprovechar el Blog para agradecerle a Dani dos cosas: por una parte que viniera a la exposición desde Gijón y, por otra, que me enviara este libro que en cuanto lo empiece sé que lo disfrutaré muchísimo. Ni qué decir tiene que la pasión de Dani la vive, la disfruta y se le da tan de maravilla que crea piezas especiales y muy bonitas. ¡Es un gran maestro de la cerámica! Me encanta todo lo que hace y lo mejor es que lo hace con esa manera tan sencilla de ser que lo hace más especial todavía.

Exposición Impacto 2017 (129-2)

Os dejo algunas fotos de la cerámica de Dani y podéis seguirlo en su cuenta de Instagram @daniel_sanse

dani 2 dani 9 dani 3

Sorpresas te da la vida

March 13, 2017 10:27 pm  /  Uncategorized

Ya ha pasado más de un mes desde la inauguración de mi exposición “Impacto” y parece como si hubiera pasado un año por lo menos. Pero ahí seguimos, SIGO, sin parar,… con visitas a la exposición, con presentaciones sobre la obra, gestionar el interés por comprar alguna obra,… ir al Teatro Amaya y sentirme como en casa, … y alguna que otra sorpresa extraña que una no sabe cómo explicar ni de dónde ha venido.

Hará unos días, César abrió el buzón y el portero de casa nos había dejado una nota en la que decía: “Natalia, hoy he recogido un paquete para ti. Está en conserjería.” Me puse contenta porque esperaba impaciente el paquete de NOMADIST, una nueva y novedosa empresa de alquiler de joyas que está poniendo en marcha una amiga emprendedora junto a unas amigas suyas.

“Oh, Cess, ha llegado mi paquete de Nomadist”, le dije emocionada por saber qué joyas me habían enviado, pero mi sorpresa fue tal al ver que lo que había llegado a casa era un paquete de “La casa del libro” que intuía un libro dentro. Y entonces César me miró y, alzando ambas cejas a la vez, dijo: “¡Yo no tengo nada que ver con este libro!”. “¿Ah, sí?”, dije extrañada. Y así es como empezó el misterio del libro que recibí en casa y que yo no había comprado. Días he pasado pensando: “¿De dónde habrá salido?, ¿Quién me lo habrá enviado?, ¿Será un error?”.

¡Yo no recordaba haber visto ese libro nunca! Entré en la banca electrónica de mi banco para certificar que yo no había realizado ningún pago con tarjeta ni que hubiera ningún cargo, miré uno a uno los cientos de tickets de compra acumulados en la cartera desde navidades e incluso a una de esas neuronas, que debo tener, se le ocurrió la idea de llamar a “La casa del libro” con el fin de averiguar quién había realizado la compra que me había llegado a casa.  Entonces César me miró con cara de “esto es una broma” y me dijo  “¿Nat, has perdido la cabeza?” y entonces… reculé.

Aun así, como la vida nunca deja de sorprenderle a una y resulta ser maravillosa,… abrir el paquete y ver el libro me hizo no poder dejar de sonreír en un buen rato porque, sin esperarlo, tenía entre mis manos un ejemplar de Arte Contemporáneo. ¿Hola? Tras un mes de acontecimientos: que si la inauguración de mi exposición, la celebración de mi cumpleaños, ir a Arco para ver lo que se cuece,… y un regalo caído del cielo: un manual que me ponía en bandeja, en boca del autor Will Gompertz, 150 años de arte moderno. Un libro original, irreverente y muy accesible que rompe con mitos y prejuicios y hace que el arte sea menos intimidante y mucho más apasionante.

Sorpresas te da la vida, sí… y doy gracias a quien me lo haya regalado.

150 años

 

 

 

View all 5 comments

Mi razón de ser…

March 8, 2017 10:42 am  /  Uncategorized

Cuando algo es tan tú y da sentido a muchas cosas… La pintura para mi es “mi razón”…

MI RAZÓN

Días de silencio, sí, y perdonad diez mil quinientas veces porque ha sido sin poder evitarlo… Me pasa siempre. Cuando acabo de inaugurar una exposición, de repente, me relajo y me quedo “como” vacía y cansada. ¡Ay, madre, parezco un trapillo! Pero cuando eso ocurre, aparece de la nada en mi cabeza esa canción que dice: “así que corre corre corre corazón…”  y, eso hago, salgo corrieeeeeeeeeeeeeendo como si no hubiera un mañana en busca de la inspiración perdida. Pero… ¿Dónde se habrá ido? Así que, cual imán que atrae al hierro, siempre acabo soñándola, buscándola y encontrándola y termino aquí plantada… mirando anonadada, embobada y enamorada hasta encontrarla. Lo sé, inevitablemente mi “GRAN MUSA” es la culpable de que la iluminación divina en forma de inspiración acabe viniendo sola…

Así que como quien no quiere la cosa abro la tapa del ordenador portátil de César que me he adueñado porque es más nuevo que el mío, introduzco la contraseña con la que no puedo evitar “troncharme” de la risa cada vez que la escribo, abro el google Chrome y empiezo a pelearme con las compañías aéreas para encontrar el mejor precio…

Y así es como en un vuelo “Low cost con encanto”, desde las alturas, pude divisar ayer… nubes, sol, primero tierra, luego mar, la silueta de las Islas Pitiüses y, al fin, aterrizar emocionada en Mallorca. ¡Ah, sí, y cargada hasta las trancas! ¿He venido a pasar un mes o he venido para unos días?

mallorca1

Desde que vivo en Madrid, volver a casa es VOLVER. Todo sabe mejor y más grande… y más de todo porque, os lo aseguro, no siempre encuentro las palabras exactas para describir el qué… así que mejor vuelvo a lo que quería explicaros, no me enrollo y me dejo de bobadas. Eso. Bien. ¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! VOLVER. VOLVER A MALLORCA ES VOLVER A TODO. Para mi VOLVER implica la felicidad de saber que estoy en la roca, que estoy en mi otra casa, la de siempre pero no lo de ahora; la brisa húmeda y mediterránea que roza mi cara nada más bajar del avión; la casa de mis padres y su olor a limones y rosas; leer un libro en la playa o en el jardín; las risas y los juegos de tres niños -Blanca, Sergi y Lluc- tan risueños, tan divertidos, tan rubios, tan frágiles, tan felices, tan demandadores de “su” madrina cuando… “¿has venido en el avión desde Madrid?” como me pregunta Blanca mientras me mira con esos ojitos color verde manzana mientras los abre y alza sus cejas con gran expresión. Entonces, muero; el parloteo con las amigas, los abrazos, las anécdotas, la añoranza de lo que un día fue y que la vida deja ir… y EL MAR, ahí está, MI INSPIRACIÓN. ¿Cómo hacer si no puedo vivir sin ti?

Hoy ha hecho un día claro y soleado. De mediterráneo pausado. De ligera brisa cual bebé que abraza. De sol intenso, todavía cálido, pero que ya huele a primavera. De playa turquesa turquesa turquesa. De rocas a punto de sal de “cocó”.

Y es en este escenario dónde la inspiración brota en mi como si de una cascada inmensa se tratara. En breve vuelvo a Madrid, en breve vuelvo a pintar, en breve vuelvo a seguir siendo feliz.

mallorca 2

😉 😉 😉

La paleta de colores

February 23, 2017 1:20 pm  /  Uncategorized

¿Qué colores hay que utilizar cuando uno pinta? Cada uno tiene su paleta de colores. Cada uno se siente cómodo con colores que le proporcionan color, densidad, mezclas de colores que dan vida a otros diferentes y claroscuros deseados… Pero lo mejor es que la paleta de colores denota cómo es el autor, que hay dentro de él y el estado de ánimo que tiene cuando pinta.

Es curioso porque en mi día a día suelo utilizar colores neutros. Sí, los neutros más NEUTROS que uno se pueda imaginar los utilizo para vestir, para amueblar mi casa, para la elección del color del coche, para más y más “para”. Pocas veces me envuelvo de colores llamativos a no ser que sea por un evento o por un motivo especial. En cambio, mi paleta es todo lo contrario. Utilizo colores vivos e intensos, y cuanto más lo sean mejor. Creo que pintando saco ese arcoíris que llevo dentro y que, en realidad, no está tan lejos de mi.

Mi paleta se compone de 9 colores únicos y me permiten con sus mezclas llegar siempre al color deseado y así el proceso es mucho más sencillo. En mi paleta no puede faltar…

El Blanco Titanio que es uno de los mejores pigmentos blancos por su poder cubriente y colorante. Evidentemente sirve para aclarar otros colores cuando lo hacemos por claroscuro; Mi favorito ante todo y desde todo es el Amarillo cadmio medio o cadmín, es muy cubriente y tiene mucho poder colórico. No sabéis lo bonito que es y como queda el resultado, permite dar potencia y muchísima luz al cuadro. ¡Si algo no me puede faltar en la vida es mi Amarillo cadmín!; Entre los colores que nunca pueden faltar en mi paleta es el Ocre amarillo, nombre que recibe del mineral terroso del que proviene formado por oxido de hierro y arcilla. Tiene un color terroso amarillento y sirve para hacer verdes, rojizos, marrones; El cuarto de los colores que tengo en mi paleta es el Tierra siena natural. Es un color que tiene buen poder colorante a diferencia de otros ocres. Permite sacar verdosos, rojizos, grises coloreados… bonitos; El premio gordo se lo lleva mi color especial Carmín de garanza que no es un rojo cualquiera, es muy especial. Su duración y adherencia lo caracterizan, y aunque es de escaso poder cubriente tiene gran poder colórico. Su color es muy semejante a los sellos de cera donde en la antigüedad se certificaba la veracidad de una firma. ¡Qué bonito es! Es perfecto para mezclar con azules y sacar morados, violáceos…; El Azul ultramar oscuro es el azul imprescindible que nunca me debe faltar. Es poco cubriente pero muy colórico. Es estupendo para hacer negros, morados, verdes…; MI COLOR POR EXCELENCIA ES EL Azul turquesa. El turquesa es muy diferente al azul estándar. El azul turquesa me ofrece todos aquellos colores que derivan formando una gama amplia del azul más bonito que existe. Me permite reflejar el mar en muchas tonalidades; El Verde Esmeralda es un color verde azulado, semitransparente, de saturación fuerte y de textura visual vítrea brillante. Se basa en la estructura y el color de la variedad llamada esmeralda, gema compuesta por berilio, silicato de alúmina y óxido de cromo. Me permite dar luz a mis cuadros; Y, por último, el Negro marfil. Es un tinte azul negroso y de textura muy suave. Este color ha sido usado desde la prehistoria y está en uso hasta nuestros días.  Fundamentalmente se usa para oscurecer, pero con amarillos y colores ocres se crean verdes muy interesantes.

Eso sí, el color que se utilice un día tiene muchísimo que ver con el estado de ánimo del pintor. Todavía recuerdo cuando César entró al taller y al ver el cuadro que estaba pintando me dijo eso de: “¡No sé si salir corriendo por donde he venido porque me parece que esos tonos negros van a acabar yendo a por mi!”, ¡ Ja ja! Si es que es un bendito… y qué razón tenía. 😉

colores120